Cancún ante la adversidad

10 abril, 2020

El próximo 20 de abril Cancún cumple 50 años de su fundación. Nombrado como uno de los destinos más visitados de Latinoamérica, consolidado con los millones de turistas que se reciben anualmente, como los 6 millones 150 mil visitantes que se registraron en el 2018 de acuerdo a Euromonitor International.

Para este año se estimaba el aumento en esta cifra por una mayor disponibilidad en las rutas aéreas y al incremento de cruceristas que se había desarrollado durante el 2019. Sin embargo, la situación que afronta Cancún debido al COVID-19 se complicó aceleradamente debido al cierre de hoteles, cancelaciones de vuelos, reservaciones y eventos masivos, así como el cierre del principal atractivo turístico: las playas; lo cual ha ocasionado pérdidas económicas para el sector hotelero y, como consecuencia, los despidos masivos que han ocurrido en días recientes.

Aunque las medidas de contención son abruptas y afectan directamente a las industrias más importantes, los cancunenses hemos demostrado nuestra resiliencia en tiempos difíciles y como ejemplo tenemos los huracanes Gilberto y Wilma, los cuales asolaron la Península de Yucatán en septiembre de 1988 y octubre del 2005, respectivamente; o en la contingencia del 2009 debido a la influenza AH1N1, sucesos que derivaron en el cierre de actividades turísticas y comerciales por meses.

Es importante reconocer a los negocios que continúan trabajando, pues gracias a ellos continúan brindando sustento a sus trabajadores y que, a su vez, generan una cadena de consumo local, con lo que beneficiaría a más emprendedores de la región. En pocas palabras, el apoyar un comercio local significa aportar indirectamente a otro.

En las redes sociales han surgido cuentas como @ConsumeCancún, en el que se promueven todo tipo de negocios que siguen las medidas de prevención y cuentan con entrega en casa, para que los usuarios conozcan a los emprendedores locales y consuman sus productos y servicios.  

Estos meses serán difíciles para todos los cancunenses, aún más después de que los festejos por el 50 aniversario de nuestra ciudad sean pospuestos, pero los habitantes celebraremos de una forma distinta, demostrando la fortaleza que nos ha caracterizado ante la adversidad y sacando adelante, una vez más, el paraíso que hemos construido entre todos.